Vía Poseidón en L’Estartit

El domingo después de pasar por Besalú y Ceret (Francia) de camino a casa, nos paramos en l’Estartit para hacer la vía Poseidón. La verdad que escalar cerca del mar tiene su cierta gracia

El acceso no tiene pérdida. LLegamos a l’ Estartit y subimos por la urbanización Horarata, cojemos la calle Atlàntic y aparcamos justo a la altura de la pared. Caminando son 10 minutos y el pie de vía se identifica perfectamente. Detallo algunos apuntes de la vía que es súper recomendable.

ressenya
cortesía de Joan Asín

Nosotros la hicimos en una hora. Por cierto no hace falta hacer la reunión, porque después tienes que caminar diez metros, le metes una cinta larga y te vas directo a la otra. La vía es muy recomendable, sino tienes nada mejor que hacer y pasas por allí.

Para empezar la vía está sobre equipada creemos sinceramente que tiene mil posibilidades de autoasegurar con flotantes. Es una lástima. Después es una línea evidente y guapa. Con un par de resaltes interesantes y una salida plaquera chula. Creemos que si te enfrentas al último resalte por la placa y pasas de chapar el primer seguro el ambientillo aumenta y el grado puede subir algo. Le puedes meter un micro o un tascón.

VUELTA A BARCELONA

RABAC – GENOVA | 168.937 KMS

Vamos a la piscina después de desayunar. Decidimos que hoy volveremos para casa. Probaremos la vuelta por nacional. Horas después, vemos que es imposible, por carretera es extremadamente cansado y la rodilla de Alberto no aguanta tantísimos cambios de marcha con la Iveco. 

Dejamos atrás Croacia, entramos brevemente en Eslovenia y definitivamente en la Unión Europea. Llegamos a Italia, país de grandes y viejas infraestructuras oxidadas y baja moral. Italia con un pasado grandilocuente, un presente dudoso y un futuro incierto. 

Paramos en Caorle para comer. Encontramos un lugar cerca de la playa entre dos bloques de edificios, más autocaravanas y un parque, así que nos vamos a dar un baño y estamos toda la tarde nadando, jugando y descansando. Násser conoce a un pequeñajo italiano y la niña se basta con ella misma. Nosotros observamos el ambiente. 

Para empezar es curioso la diferente utilización que hacen los italianos de las playas, el intento de negocio llega hasta ellas. Sombrillas y hamacas hasta prácticamente el agua, vacías por supuesto, esperan que algún turista las alquile y salve al vigilante la temporada de verano.

Por descontado nosotros caso omiso y estiramos nuestras toallas y clavamos la sombrilla, no somos lo únicos. Mientras curioseamos el ir y venir de los paseantes en la arena, parece el paseo marítimo. Pasamos la tarde bañándonos para luego y a la furgo para cenar. Después de cenar, nos miramos y sin decir palabra decidimos salir pitando y aprovechar la noche para conducir. Aunque la noche nos cansa reconocemos que es genial para los niños. Ellos duermen y tú puedes conducir con más tranquilidad. 

Mientras conducimos repasamos día a día. Han sido unas buenas vacaciones, cortas pero intensas, cargadas de nuevos destinos y nuevas experiencias. Después de algunas horas, llegamos a Génova. Es una lástima llegar de noche, la autopista que te conduce a la ciudad es de infarto, obras, obreros y todo sin señalizar correctamente, es divertido y sufrido, todo rematado en el siniestro puente colgante, que une con la autopista de la costa. Es decadente y demencial, Génova parece que se ahoga en su propia suciedad. 

GENOVA – TOSSA DE MAR | 169.677 KMS

Amanecemos en un parking cerca del mar, en un pueblo cerca de Génova. Desayunamos y nos ponemos en camino, el día está nublado, así que no nos ponemos los bañadores. 
Entramos en Francia y…. llenamos el depósito y nos vamos. No había nadie para cobrar y nadie sabía como pagar, un camión, unos ingleses, unos cuantos franceses y nosotros seguimos camino. Paramos a comer, jugamos un rato a pelota y seguimos. Nos acompañan unos nubarrones que amenazan lluvia. Nos adelanta uno con una T5, afloja la marcha en la izquierda, nos pita y nos saluda, muy efusivamente ¿quién eres? Encantado igualmente… 

Después de un largo viaje llegamos a Tossa de Mar. Descansaremos dos días aquí.

TOSSA DE MAR- CALDES DE MONTBUI | 170.550 KMS

Llegamos a Caldes de Montbui. A descargar, descansar, limpiar, ordenar y sanear la cabeza el resto puede esperar.

A %d blogueros les gusta esto: